miércoles, 3 de abril de 2013

ALPINE NOTEBOOK en The Spectator

POR PIPPA MIDDLETON



ALPINE NOTEBOOK
por Pippa Middleton
THE SPECTATOR
ensé que la Haute Route iba a ser más fácil que la Engadina, la maratón de esquí de fondo que terminó recientemente en St Moritz. Yo estaba muy mal. Me la habian vendido como una caminata de 180 kilometros de esquí alpino desde Chamonix a Zermatt. Y yo imaginaba esquiar en una nieve de preciosas burbujas en polvo,  flotando en las pistas marcadas bajo los dichosos cielos azules , con el avistamiento extraño de gamuza.

La realidad fué de cinco días de caminata cuesta arriba a través de la nube irregular con una pesada mochila en mi espalda. En mi caso, una mochila del tamaño de mi torso y casi la mitad de mi peso. Pero me encantó de verdad. Qué hizo mi mochila tan pesada? Bueno,.... tuve que empacar mi sombrero de piel Cheltenham, ...varios otros trozos de ropa que la gente de relaciones públicas me han enviado, ...y
varias copias firmadas de mi libro celebrar. No, en realidad no. De hecho, fueron crampones diferentes, principalmente un arnés con mosquetón, sondas de avalancha, pala de nieve, y la importante virtud térmicas de pieles de esquí.

Antes de este viaje yo me había pensado como una buena y competente esquiadora , y estaba llena de confianza después de haber terminado la Engadina -, pero desde el primer día otra vez me sentí como una principiante . No pude ejecutar mi patada de vuelta. Mientras me las arreglé  para que no se llenen de nieve mis guantes, y se me congele la piel. Puse mis crampones mal. "Pippa es una broma -----?-Gritó nuestro guía increíblemente apuesto, Matthieu. Estaba medio en broma, medio-cross. Yo estaba devastada.

e consolé con mis térmicas. En la Haute Route, las térmicas son tus mejores amigos. Los usas el día y la noche, para el desayuno, el almuerzo, la cena y la cama - cuanto más apretado, mejor. Aplicación, en la práctica se convierte en estilo.
Por supuesto, me pasaba horas cada día debatiendo la posibilidad de usar el 200 Bodyfit que utiliza la tripulación del rompehielos o la respirable cuello V, 'ninja' long johns Odlo  o el 100 por ciento onesie lana merino con las aletas traseras. La dificultad en la Haute Route no es simplemente el esfuerzo físico, sino la experiencia en el Refugio.

Le voy a dar una pequeña visión. Usted llega exhausto después del duro esfuerzo del día y se les da una "caja de prisión" en el que descargar su mochila. Te dicen que las Hachas de hielo se deben mantener fuera,  no debajo de tu almohada. Se le da un par de Crocs - código de color para tamaño - en la que a barajar alrededor de la cabaña. A cada parte se le asigna una mesa donde comer, beber, charlar y jugar. Ninguno de nosotros podría decir si nuestros dolores de cabeza eran por la  altitud o el vino tinto de la zona. Usted debe "dormir" en dormitorios con camas numeradas, las mujeres junto a los hombres, que son generalmente sucios y  duermen con ronquidos.

Por la noche el frío se cuela a través de sus térmicas, pero para cuando usted se despierta a las 5 am se siente como un sauna. Hay una ausencia de ventilación - y la habitación apesta a sudor y muchachos. Esto no es un lujo. Trato siempre de obsesionarme con las calorías y el peso, pero la alegría de todo esto es que con el esquí se puede comer todo lo que uno quiere, libre de culpa. Por lo menos una semana antes de cualquier desafío físico importante, trato de cargar para arriba en carbohidratos para aumentar mis niveles de energía. Esta vez, abandono la dieta habitual de sushi, rollitos de primavera vietnamitas y mandarina y jaleas de sake, y me hago un festín de comida alpina, que me encanta: tartiflette, rosti y raclette. No hay nada mejor.

in embargo, lo que realmente me sostuvo en la Engadina y la Haute Route fueron los paquetes de gel de energía - tubos de lodo afrutado desagradable. Es como beber mayonesa en un paquete Frubes. He estado en Snow + Roca varias veces este año ya sólo para abastecerse de esta sustancia horrible. La idea de que ahora me da escalofríos, pero se mantiene en marcha.

Desafortunadamente, debido al mal tiempo y la amenaza de avalanchas, tuvimos que abandonar la Haute Route a sólo tres horas y media de nuestro destino final, el Matterhorn y Zermatt. Yo estaba destripada. Tuvimos que esquiar de nuevo a Arolla. Todos glugged abajo vin chaud a las 9 de la mañana a suavizar el golpe. Más dolores de cabeza. En el aeropuerto, pasé junto a las barras de Toblerone en Duty Free, el logo es una imagen de la Matterhorn. Fue un recordatorio de lo que todos casi sentimos, pero no logramos del todo . El proximo año, tal vez.

De vuelta a casa en Londres después de mis retos alpinos, ahora puedo perseguir pasatiempos menos exigentes en mi tiempo libre, como el ping-pong por ejemplo. Me informaron que Boris Johnson, ex editor de esta revista, desea coronarse como el campeón mundial del ping-pong aún más de lo que desea llegar a ser "Primer Ministro". También me dicen que los Johnson son casi tan competitivos como los Middleton, así que me encantaría desafiar al alcalde a un reto... ¡Anda, Boris, vamos a ver de qué estás hecho!'.

Mi única condición es que pueda usar mi favorita paleta Dunlop Nemesis Blackstorm, que utilicé cuando jugaba en el Milton Keynes U13 Campeonato Nacional, ¿no lo sabes. Bring it on, Boris.

 http://www.spectator.co.uk/features/notebook/8880711/alpine-notebook/


Nota: Boris aceptó el reto a través su cuenta de Twitter y además la invitó a conocer los resultados de la Fundación 22m Sports Legacy: "Yo le entro si ella también", dijo.